miércoles, 29 de octubre de 2008

prostitucion de niños en medellin

Prostitución en MedellínLas trabajadoras sexuales son el reflejo de una sociedad inequitativa, que empuja a quienes practican este oficio a soportar la estigmatización de una sociedad que cree que limpiando las calles de su presencia podrán cultivar los valores.
Aunque el ejercicio de la prostitución no se ha definido como ilegal, son discriminadas y estigmatizadas. Según la abogada Gloria Arango, asesora jurídica del programa Por una vida más digna, "a nivel constitucional el derecho a la igualdad nos cubre a todos, pero ellas padecen la falta de oportunidades y, por ende, altos índices de pobreza".
Sin embargo, este oficio no puede concebirse sólo como la decisión de una mujer para suplir la necesidad de sobrevivencia. Otros elementos en el ámbito social y personal entran a ser parte de este panorama. Las miles de mujeres que deambulan por las calles viven en el constante riesgo de ser víctimas de cualquier tipo de violencia.
En su mayoría, las mujeres dedicadas a este oficio son solas, cabeza de familia o protectoras, observarlas de lejos no permite ver que allí hay una madre o una protectora, luchando por una mamá enferma, unos hijos o unos hermanos.
Algunas empezaron a trabajar en casas o bares, tienen uno o más hijos, padecieron en la infancia los rigores del maltrato y la violencia sexual por parte de padres, padrastros y familiares.
En los últimos años se ha notado un incremento en el ejercicio de la prostitución, "uno de los problemas más grandes es la población urbana desplazada, y las mujeres del campo", asegura, la socióloga Margarita Peláez, directora del proyecto Por una vida más digna.
El aumento del desempleo, la informalidad laboral, las desigualdades económicas, son algunos de los factores que se agregan al crecimiento de esta problemática.
Un estudio del año 2.000 sobre una muestra de 500 prostitutas demuestra que en un 62.5% viven en estratos 1 y 2. El 77% de ellas no tiene esposo ni compañero estable y son las proveedoras de la familia. Tienen un promedio de 2.5 hijos, y la mayoría tiene otros familiares a cargo. El 80% de ellas sufren de enfermedades de transmisión sexual. Datos tomados de las memorias del Primer foro sobre tráfico de personas y prostitución, 2001.
Tomado de El Colombiano. Septiembre 8 de 2002. Pag. 14A y 15A.
Además se incrementa el número potencial de clientes y de zonas donde la sociedad permite el ejercicio de la prostitución. Se podría decir que cada sociedad crea los espacios donde las prácticas que se conciben como trasgresión se hacen posibles.
Implicaciones